Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

26 de octubre de 2021

El Gobierno acuerda con la mayoría parlamentaria un nuevo Fondo de Transferencias Corrientes

El Fondo crecerá cada año el IPC más dos puntos.

Se define una nueva fórmula de reparto en la que desaparece la carta de capitalidad de Pamplona y se establecen nuevos criterios de distribución por servicios y por el efecto cabecera.

La alta inflación de este año facilita que todos salvo Pamplona reciban más dinero.

En los próximos meses se aprobarán tres leyes: una regulará las transferencias corrientes, otra las de capital (el Plan de Inversiones Locales), y una tercera modificará el artículo 123 de la Ley Foral de Haciendas Locales para fijar los parámetros de evolución de cada año.

 

El Gobierno de Navarra y los grupos parlamentarios del PSN, Geroa Bai, Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, han acordado un nuevo modelo de cuantificación y distribución del Fondo de Transferencias Corrientes. Para 2022, el Fondo será de 271,7 millones de euros, 16,4 millones más con respecto al presupuesto del actual ejercicio. El crecimiento se debe a la aplicación del tradicional incremento del IPC más dos puntos, que este año se concreta en un 5,2%. El crecimiento va a ser general, salvo para Pamplona, que en principio recibirá 1,7 millones menos.

Con la nueva fórmula, está previsto que desaparezca la cláusula de garantía, que hacía que ninguna entidad recibiera cada año menos que el anterior. Ahora, el Gobierno prevé sustituir la cláusula por un suelo, que se concreta en el 100% de lo recibido por cada entidad menor de 5.000 habitantes en 2021 y el 98% de lo percibido por los municipios que superan esa población. Ese suelo operará para los años siguientes.

El nuevo modelo de financiación

El nuevo modelo presenta como principales novedades las siguientes:

Nuevos criterios para calcular el Fondo General de Transferencias Corrientes. El nuevo modelo revisa y ajusta la actual fórmula de reparto del Fondo General de Transferencias Corrientes entre todos los municipios y concejos. Para ello, se ha actualizado (con base en un trabajo de la Universidad Pública de Navarra) la fórmula actual de distribución con nuevas variables y ponderaciones, manteniendo el objetivo de valorar las necesidades de gasto y capacidad fiscal de cada municipio.

La nueva fórmula consta de 9 variables: población del municipio, población en riesgo de pobreza, población mayor de 65 años y grado de envejecimiento, superficie urbana pública, índice de dispersión de los núcleos de población del municipio, contribución territorial, IAE, impuesto sobre vehículos e ingresos relativos al aprovechamiento de los comunales.

Para los municipios de menos de 2.500 habitantes, la distribución proporcional a su población se incrementa con unas cuantías fijas por tramos. De esta manera se garantiza que todos los ayuntamientos, por pequeños que sean, contarán con una cuantía mínima para hacer frente a los gastos básicos comunes para todas las entidades y que no dependen del número de habitantes. El importe de este Fondo General de Transferencias Corrientes ascenderá en 2022 a un total de 196,6 millones de euros.

Reparto por prestar determinados servicios. En segundo lugar, se contempla un nuevo fondo, de 44,5 millones de euros, que se repartirá entre las entidades locales que presten servicios relativos a centros 0-3 años, centros de Educación Infantil y Primaria Públicos y bibliotecas. Se incluye, igualmente, en este fondo un módulo de montepíos, dando cumplimiento así a las recomendaciones de la Cámara de Comptos en un informe de 2017.

Fortalecer las cabeceras. En tercer lugar, se crea un Fondo de Cohesión Territorial, dotado con 16,2 millones, con el objetivo de fortalecer el papel que determinados municipios desempeñan en el desarrollo territorial sostenible de Navarra por su carácter tractor y su aportación al equilibrio territorial. Supone la transición del modelo actual, centrado únicamente en Pamplona a través de la Carta de Capitalidad, a un modelo más global que contempla la aportación de todos los municipios al desarrollo territorial de Navarra.

Este Fondo de Cohesión Territorial está basado en los 6 principios de la Estrategia Territorial de Navarra y de Europa: accesibilidad, conservación, competitividad, cohesión social, policentrismo e identidad. Se beneficiarán del mismo una treintena de municipios: Pamplona, Tudela, Tafalla, Estella, Sangüesa, Baztan, Alsasua, Viana, San Adrián, Peralta, Puente la Reina, Irurtzun, Aoiz, Santesteban, Bera, Leitza, Esteribar, Burguete, Ochagavia, Isaba, Lumbier, Los Arcos, Lekunberri, Lodosa, Caparroso, Milagro, Corella, Cascante y Cortes.

Finalmente, se mantendrá la asignación anual a la Federación Navarra de Municipios y Concejos con 450.000 euros; se suprimirá la aportación específica por número de corporativos, cuyo importe pasa a integrarse en el Fondo General de Transferencias Corrientes; y se mantendrá la compensación a los ayuntamientos por pérdida de recaudación del IAE, que ascendería a 13,9 millones de euros.

El nuevo modelo de financiación, en cifras

Con el nuevo modelo, los 189 municipios navarros de menos de 1.000 habitantes recibirán el próximo año 26,7 millones de euros para su financiación, un 15% más que el actual ejercicio; los 62 municipios de entre 1.001 y 5.000 habitantes, 58,2 millones, un 9% más que en 2021; los 19 municipios de entre 5.001 y 25.000 habitantes, 72 millones, un 13% más que actualmente; Tudela recibirá 13,9 millones, un 21% más que en la fecha actual; y, finalmente, Pamplona recibirá 86,35 millones, un 2% menos que actualmente.

Con este nuevo sistema, 228 municipios, un 84% del total, mejorarán su financiación con respecto al actual ejercicio; 43 municipios la mantendrán y sólo 1 municipio empeorará.