Boletín nº 274     23-12-2013

La Asamblea de la FNMC, preocupada por las repercusiones de la reforma del régimen local

Si se cumplen las previsiones, la Ley para la Racionalización y la Sostenibilidad del Régimen Local será aprobada por las Cortes antes de acabar el año. Su contenido trae importantes cambios valorados en general negativamente por los representantes de las entidades locales en la Asamblea General Ordinaria celebrada por la FNMC ...

Leer en línea.

Las entidades locales podrán dedicar los superávit de 2012 y 2013 a financiar inversiones

El BOE nº 305, de 21 de diciembre de 2013 publica la Ley Orgánica 9/2013 de control de la deuda comercial en el sector público. Esta norma modifica la Ley Orgánica 2/2012 de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF) con el objetivo de ampliar el control de la deuda al ámbito del crédito comercial que mantienen las administraciones públicas con sus proveedores.

Los apartados once y quince del artículo primero de la nueva Ley modifican el artículo 32 de la LOEPSF, que regula el destino del superávit presupuestario, e introducen una nueva disposición adicional sexta a esta ley en la que se fijan las reglas especiales para el destino del superávit de las Corporaciones Locales. De acuerdo a estas disposiciones, las Corporaciones Locales deberán destinar con carácter general el superávit presupuestario a la reducción de endeudamiento neto, con el límite de la deuda viva. Por tanto, en caso de no tener deuda, o cuando esta sea menor que el superávit, se podrá dar a éste otros destinos.

El apartado quince del artículo primero introduce la nueva disposición adicional sexta, en unos términos que presentan algunas variantes respecto de la redacción que en su día presentó el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. De acuerdo a esta disposición, las Corporaciones Locales que en la liquidación de 2013 cumplan o no superen los límites fijados para la autorización de operaciones de endeudamiento y presenten superávit y remanente de tesorería positivo, podrán destinar el superávit o el remanente de tesorería para gastos generales, si este fuera menor, a financiar inversiones financieramente sostenibles. Para poder aplicar esta disposición se requiere asimismo que el plazo medio de pago a proveedores no supere el plazo máximo de pago previsto por la normativa de morosidad. La cantidad a la que se aplique este destino será la que reste una vez atendidas las obligaciones pendientes de aplicar al presupuesto, contabilizadas a 31 de diciembre del ejercicio anterior.

Asimismo, y de forma excepcional, las Corporaciones Locales que en la liquidación de 2012 hayan cumplido o no superado los límites fijados para la autorización de operaciones de endeudamiento y presentado superávit y remanente de tesorería positivo, siempre que a su vez cumplan estos requisitos en la liquidación de 2013, podrán aplicar en el ejercicio 2014 la menor de las dos magnitudes; superávit o remanente de tesorería para gastos generales de 2012, a las mismas finalidades que las reguladas para 2013.

En ambos casos, el importe del gasto realizado con la antedicha financiación no computará a efectos de la aplicación de la regla de gasto, es decir, su importe no debe considerarse como gasto computable al que se le aplique las tasas de crecimiento del 1,7% o 1,5% previstos para 2013 y 2014 respectivamente.

Estas disposiciones, entran en vigor al día siguiente de su publicación en el BOE, es decir, a partir del día 22 de diciembre.